Señor Presidente de la República del Paraguay Horacio Cartes

Seguro usted conoce la sabia frase de Santayana:”Los que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo” y por ello, en mi calidad de simple ciudadana ecuatoriana de a pie, al enterarme por medio de la prensa de su deslumbramiento por la Revolución Ciudadana y el tan ponderado “Milagro Ecuatoriano” , quiero darle a conocer la otra faz, esa que no consta en las costosas propagandas del gobierno y que ha construido una realidad paralela totalmente distorsionada del día a día que azota a los ecuatorianos.

El que usted haya sido presa fácil del Ministerio de Propaganda del régimen no es de asombrarse, pues actualmente, existe una desvergüenza permanente en el uso de todos los medios y recursos del estado para engrandecer la figura presidencial con el objetivo de magnificar la figura del autócrata, tanto a nivel nacional como internacional . Lo que usted observa hoy es que estamos en la era del “super- plus” de la imagen presidencial y a esto el aparato de propaganda del gobierno lo ha rotulado como:Milagro Ecuatoriano; Dinámica que no había sido vista antes, ni en los tiempo de la partidocracia o durante la larga noche neoliberal, pues lo que anteriormente predominaba en Ecuador era la minimización de la imagen presidencial.

La receta del milagro económico del presidente Correa no es complicada. El asumió el cargo que hoy ostenta con un país dolarizado, con un estado financiero saneado, con reservas acumuladas y con precios del petróleo en plena alza . Adicionalmente, la sociedad ecuatoriana estaba cansada del caos y partir del caos siempre se quiere una renovación, situación que es el cultivo óptimo para que emerjan supuestos anhelos revolucionarios y así como muchos oportunistas que se trepan al tren de cualquier ideología para saciar sus apetitos personales, pues como dice el dicho: “El camino al infierno esta lleno de buenas intenciones” .

Si bien es cierto, hoy se puede evidenciar ciertas carreteras, hospitales e instituciones publicas modernizadas, también valdría la pena señalar que todos estos detalles se limitan tan solo a “obra física” , un maquillaje que en nada compensa el enorme daño a los derechos fundamentales de los ciudadanos y la extirpación de la libertad tan inherente al ser humano.

Un ejemplo es la justicia. Hoy son modernos edificios los que albergan un copy and paste del sistema judicial estalinista en el cual Rafael Correa puede fabricar a un culpable o como por arte de magia en menos de 24 horas “construir a un inocente” , ya que gracias al COIP ( Código Integral Penal ) que no es más que un código-grillete para producir miedo y parálisis en el ciudadano , hoy en el Ecuador cualquier inocente puede ir a prisión sin ser culpable y cualquier culpable puede salir en libertad sin ser inocente .

La sociedad ecuatoriana esta cada vez más azotada por niveles de riguroso control que se extienden a todas las  dimensiones. Instituciones del Estado como SRI (Servicio de Rentas Internas), CNT (Corporación Nacional de Telecomunicaciones) ,Correos del Ecuador, Eléctrica de Guayaquil y sin dejar de lado el norme espectro de “observatorios” ciudadanos de la revolución, están prostituidos en su razón de ser , pues en vez de servir al bien común, hoy se han transformado en organismos de control y hostigamiento para todo aquel individuo que ha tenido el atrevimiento de hacer uso de su derecho para reclamar abusos o denunciar conductas corruptas del régimen.

De seguro usted habrá oído respecto a la gran “Revolucíón del Trabajo” , pero lamentablemente, el presidente Correa ( en su amnesia selectiva cuando de abusos y violaciones de su gobierno se trata) ha olvidado mencionar cuando el 28 de octubre del 2011 a las 9:30 de la mañana, personal del ministerio de relaciones laborales, a nombre del aquel entonces ministro , Richard Espinosa, junto con la fuerza pública, irrumpieron dentro de las instalaciones del Hospital Guayaquil con metralleta en mano  , denigrando y expulsando a cientos de médicos, incluso cuando estaban atendiendo a los pacientes en el cumplimiento de su labor profesional .

Médicos con más de 30 años de servicio de vida noble, dedicados a mitigar o curar las dolencias de los enfermos, fueron tratados como delincuentes por esta horda primitiva a nombre de la Revolución Ciudadana para alcanzar la limpieza del servicio público nacional, pues allí, solo debía estar gente “con mentes lúcidas, manos limpias y corazones ardientes” por la revolución, que no significa otra cosa que tener individuos con castración cognitiva y emocional, súbditos absolutos del dictador de turno o lo que hoy se conoce como “talento humano” que no es más que la castración de la voluntad y autonomía.

Al atropello antes mencionado, Rafael Correa lo bautizó como “Renuncia voluntaria/obligatoria” y no conforme con esto, se presentó en los medios de comunicación, acusando a los médicos ultrajados de “ladrones y corruptos”, pese a no tener una sola prueba .

Adicionalmente, a principios de este año, miles de profesores de universidades del estado fueron despojados de sus puestos, violando La Ley Orgánica del Servicio Publico . Pero todo lo señalado anteriormente, es tan solo la expresión máxima de los muchos atropellos que comete el régimen con el objetivo de depurar su proceso revolucionario, como el haber extirpado la jubilación patronal , un derecho adquirido tan vital o el robar las utilidades de los trabajadores de las telefónicas privadas .

Lamentablemente, el señor presidente Rafael Correa ha perdido toda noción de límite y proporcionalidad, pues él percibe al Ecuador como su hacienda y a los ciudadanos como siervos.

Pero estos atropellos y violaciones no pueden ser transmitidos por los medios de comunicación puesto que el Gobierno tiene en sus manos mecanismos de control directos o indirectos para utilizar al  “miedo” como ente de  subyugación hasta en los medios privados, aplicando como  tácticas:  multas, juicios, suspensión de frecuencias o cambio en las relaciones laborales…

Es pertinente también destacar que la tan preponderada “Revolución Energética” no es más que pretender quitar el subsidio al gas y para ello se pretende remplazar el uso de cocinas de gas por cocinas eléctricas de inducción, las mismas que serán  subsidiadas, paradójicamente, por el consumidor.

La fórmula es muy simple: Ya no será el estado quien subsidiará el gas sino el consumidor quien subsidiará al estado, pues el gobierno se encargará de cobrar por el consumo de energía eléctrica… lo que le plazca MANIPULANDO O FALSEANDO LA LECTURA DE LOS MEDIDORES DE ENERGIA ELECTRICA.

¡ Es como que si una sociedad permitiera a cada comerciante calibrar su balanza a su antojo y conveniencia !. En síntesis, ya no necesitan modificar los costos, sino la forma en que está calibrada la balanza .

La insolvencia moral de esta mal llamada “Revolución Ciudadana” ha dejado de producir indignación y nausea para pasar a despertar una sensación de profunda pena, al observar en que manos tan degeneradas ha venido a parar el Ecuador.

Para finalizar , estimo pertinente recordarle a usted señor presidente Horacio Cartes esta frases de Lord Acton ” El poder corrompe, pero el poder absoluto corrompe absolutamente ” .

Gracias por su tiempo.

Atentamente,

Maria

Una simple ciudadana de a pie sin un gran nombre que vale por el nombre que tiene

Anuncios