Dentro del espectro de distorsiones cognitivas para percibir la realidad política del Ecuador, una muy significativa es hablar de un “Post-Correismo”  ya que hacerlo es como pretender hablar del tiempo “Post-Huracán” cuando se esta padeciendo la remecida de este.

Estas falsas lecturas de la clase política no son más que un síntoma de la pérdida de sentido de orientación o dislocación social y tensión psicológica a la que les ha conducido este régimen autocrático . La clase política esta sumergida en una confusión conceptual que les altera su percepción de la realidad y por ende se encuentran limitados a un patrón de respuestas reactivas ante cada acción de Correa reforzando así su accionar político. Infelizmente, el autócrata les marca el ritmo y ellos han perdido la capacidad para crear su propia música.

Por lo tanto, es más que imprescindible que todos los actores sociales, así como los grupos políticos encabezados por sus respectivos dirigentes,tengan una lectura exacta de la gravedad del momento y de la imperiosa necesidad de una férrea unidad de oposición que tenga como objetivo central ir hacia la refundación de un estado democrático.

Tanto el señor Guillermo Lasso como Lucio Gutierrez deben observar que el camino que están recorriendo para llegar a la consulta popular con respecto a la reelección presidencial indefinida no es viable y que no podrá ser transitado por orden del autócrata Correa. Más bien, todos estos esfuerzos deberían estar dirigidos a que el pueblo ecuatoriano tome consciencia y repudie la forma en que las vías constitucionales han sido alteradas por la voluntad del autócrata

Esta toma de consciencia debe traducirse en una serie de actos (marchas, movilizaciones, paros, conversatorios etc) para que el pueblo ecuatoriano empiece  a percibir que ya no está bajo un régimen democrático, sino bajo una autocracia en manos de una sola persona. No obstante, vale la pena recalcar que ninguna de las acciones antes mencionadas deben pretender modificar la conducta de Correa, pues esta no cambiará nunca, ya que Correa se percibe así mismo como el vencedor que arrasó con todos sus rivales del viejo orden socio-político en la batalla electoral y se estableció a si mismo como “El Master” del nuevo orden .

La gravedad de la realidad actual requiere de acciones políticas encaminadas a crear un proceso de unidad con miras a la participación en el 2017. Esta unidad solamente se puede ir construyendo con acciones que sean sentidas por los diferentes actores políticos y sociales para despertar la consciencia ciudadana de la  necesidad de la unidad. Para ello, los diferentes actores políticos deben despojarse de ambiciones personales y darse cuenta que solo un líder que tenga una base electoral sólida de por lo menos un 20%,  será capaz de rivalizar con Correa, quien parte de una base de un 30% , además de contar con toda la maquinaria del estado para su promoción electoral las 24 horas del día (inclusive el mismo día de la elección) y siendo la “función electoral” una simple dependencia del autócrata.

La clave de la derrota de Correa está en que haya una segunda vuelta y así, irremediablemente, será derrotado. El único político que actualmente tiene estas características es Jaime Nebot , en quien por cierto se produciría la extraña paradoja de que en aquellas regiones en las cuales tenía poca aceptación como la Sierra, es donde su imagen será percibida  como “El Restaurador de la Democracia en el Ecuador” .

El panorama esta más que claro:

El MPD que ya ha sido arrasado  y humillado permanentemente solo quedarán cenizas como testigos de su extinción. Los del PRE aunque  bautizados con otro nombre seguirán en su ceguera voluntaria,  haciéndole el juego a Correa y en estado de invernación para ser utilizados por el autócrata si alguna vez los necesita.

AVANZA con Ramiro Gonzales “avanza” al son de Correa, mientras que Jimmy Jairala es una sucursal del correismo revestida con diferente nombre y logotipo.

SUMA ineludiblemente esta obligado a sumarse al frente único por la restauración democrática.

Por otra parte, las mujeres deben adquirir consciencia de que en pleno siglo 21 , en este régimen autocrático, independiente de la dignidad que ostenten, solamente el estado de sumisión les corresponde.

Si se quiere comprender como funcionan los procesos cognitivos-conductuales de un autócrata , es oportuno citar este breve relato que hace Seneca en su libro “SOBRE LA IRA”:

Un rey de Persia había bebido mucho vino y uno de sus mejores amigos le señaló que tuviera más moderación, recalcándole que el estar ebrio era la desgracia para un rey, pues todos los ojos y oídos de la multitud están puestos en el . Ante esto, el rey empezó a beber en mayor cantidad y para demostrar la agudeza de sus sentidos, a pesar del vino, colocó al hijo de quien le había hecho tal señalamiento en frente y disparó su flecha logrando clavarla directamente al corazón. Luego, el rey miró al padre del muchacho sacrificado preguntándole si aún pensaba que el vino le había afectado los sentidos y este respondió: “Ni Apolo podría haber demostrado una puntería más perfecta”

Entonces ecuatorianos: VER O PERCER…He ahí está el dilema

Anuncios